INGRESA TU MAIL DEBAJO PARA RECIBIR INFORMACION SOBRE NUESTRAS ACTIVIDADES

27 noviembre, 2009

EL CINE VUELVE A LAS PLAZAS DEL BARRIO!!!

EL CINE VUELVE A LAS PLAZAS DEL BARRIO!!!

HAY UNA ARGENTINA QUE NO SALE POR TV


Por María Estefanía Cossi


Hay una Argentina que no sale por TV, la de los millones de argentinos que hoy sueñan, renuevan esperanzas y construyen su futuro ladrillo por ladrillo.

Podemos decir, con absoluta tranquilidad, que nuestro gobierno ha creado las condiciones, ha llevado adelante las políticas públicas necesarias y ha ido generando los espacios para que ellos puedan poner su talento a trabajar acá, en nuestro querido país, eliminando la falsa posibilidad de creer que lo mejor es migrar a otras latitudes (al tan mentado “primer mundo” que hoy se rasga las vestiduras, que nos supera en niveles de desocupación y que se ha visto llevado, por la crisis mundial, a cuestionarse la falta de intervención del Estado sobre la “libertad” del Mercado, estandarte de las políticas neoliberales que también nosotros hemos padecido, aunque sólo fuese superficialmente).

Científicos argentinos que construyen satélites, nuevas curas para enfermedades, argentinos produciendo “Made in Argentina”, argentinos que se organizan en cooperativas, mutuales, PYMES “poniéndole el cuerpo” a las problemáticas, pero conjuntamente a las soluciones, argentinos vacunando a sus hijos, esperando recibir la asignación universal, argentinos proyectando nuevos medios de comunicación… Cómo decía una vieja película, “tiene que ser acá”.

Por esto, la primera pregunta que podríamos hacernos, por si todavía no nos hemos dado cuenta, es la siguiente:
Nuestro gobierno, con sus contradicciones y falencias, ha jugado fichas para que seamos un país mejor, apuesta a ser parte de la construcción de nuestra Patria Grande, esta Latinoamérica que ha llegado a una unidad regional como nunca antes la tuvimos. Pero Nosotros, como parte de esto, ¿apostaremos por lo mismo?

Es verdad que no depende exclusivamente de nosotros pero depende también de nosotros. Y miren si nos ha calado tan hondo el individualismo que cuando en las charlas que tenemos discutimos estas cosas, nos preguntamos “¿qué puedo hacer yo?” en vez de “¿qué podemos hacer con otros?”, porque nos han robado, entre tantas cosas, el sentido de lo colectivo, ese mismo que han sabido recuperar aquellos que hoy vuelven a soñar. No nos salvamos de a uno en ninguna parte si no se apuesta por el conjunto.

¿Por qué les permitimos a personajes políticos, empresarios, de la comunicación decirnos cuál es el país que deberíamos tener, cuando ellos han formado parte del deterioro al que hemos llegado en muchos casos? ¿Por qué nos es más fácil enojarnos, repetir lo que otros dicen, que pensar en cómo ser parte de la reconstrucción de lo que no funciona? ¿Por qué seguir creyendo que podría existir la solución mágica a todos nuestros problemas con una o dos medidas de gobierno, mientras nos quedamos en casa, cómodos, mirando la tele, esta tele que nos abruma con su cosa fatalista y no nos deja pensar? ¿Por qué seguimos permitiendo ser “el caldo gordo” de la guerra fría entre pobres, o entre clase media baja y pobres, mientras tenemos una casa, un auto, vacaciones casi todos los años, aunque nos cueste llegar a fin de mes, porque todo está “muy caro”, cuando no vivimos precisamente en una villa, ni siquiera en un barrio humilde?

Hace unos días conocimos a muchos jóvenes argentinos que se juntan solidariamente con el objetivo de resolver problemas de sus comunidades, muy básicos, con condiciones que no son las muestras y sin embargo se organizan a partir de una herramienta que el Estado les brinda para poder enfrentar mejor esas problemáticas… algunos de ellos conocían el mar por primera vez. Estamos hablando del encuentro de Mutuales Jóvenes que se realizó en Chapadmalal. Experiencia enriquecedora si las hay.

Por ultimo, es necesario que sepamos que, cuando nos ofrecemos como “repetidoras” de lo que los medios nos quieren hacer creer, estamos desconociendo totalmente las circunstancias de esos otros argentinos que volvieron a soñar, negando no sólo los avances de este gobierno si no las posibilidades que ellos han generado de empezar a cambiar sus realidades, que quizá, no sean las decisivas todavía, pero como en todo proceso de cambio, si seguimos viviendo en la negación de lo que nos pasa, corremos el riesgo de perderlo todo de nuevo.

Los invitamos a soñar y a construir una nueva Argentina, la que nace día a día en el corazón de todos los que vivimos en esta hermosa Patria.

HAY UNA ARGENTINA QUE NO SALE POR TV


Por María Estefanía Cossi


Hay una Argentina que no sale por TV, la de los millones de argentinos que hoy sueñan, renuevan esperanzas y construyen su futuro ladrillo por ladrillo.

Podemos decir, con absoluta tranquilidad, que nuestro gobierno ha creado las condiciones, ha llevado adelante las políticas públicas necesarias y ha ido generando los espacios para que ellos puedan poner su talento a trabajar acá, en nuestro querido país, eliminando la falsa posibilidad de creer que lo mejor es migrar a otras latitudes (al tan mentado “primer mundo” que hoy se rasga las vestiduras, que nos supera en niveles de desocupación y que se ha visto llevado, por la crisis mundial, a cuestionarse la falta de intervención del Estado sobre la “libertad” del Mercado, estandarte de las políticas neoliberales que también nosotros hemos padecido, aunque sólo fuese superficialmente).

Científicos argentinos que construyen satélites, nuevas curas para enfermedades, argentinos produciendo “Made in Argentina”, argentinos que se organizan en cooperativas, mutuales, PYMES “poniéndole el cuerpo” a las problemáticas, pero conjuntamente a las soluciones, argentinos vacunando a sus hijos, esperando recibir la asignación universal, argentinos proyectando nuevos medios de comunicación… Cómo decía una vieja película, “tiene que ser acá”.

Por esto, la primera pregunta que podríamos hacernos, por si todavía no nos hemos dado cuenta, es la siguiente:
Nuestro gobierno, con sus contradicciones y falencias, ha jugado fichas para que seamos un país mejor, apuesta a ser parte de la construcción de nuestra Patria Grande, esta Latinoamérica que ha llegado a una unidad regional como nunca antes la tuvimos. Pero Nosotros, como parte de esto, ¿apostaremos por lo mismo?

Es verdad que no depende exclusivamente de nosotros pero depende también de nosotros. Y miren si nos ha calado tan hondo el individualismo que cuando en las charlas que tenemos discutimos estas cosas, nos preguntamos “¿qué puedo hacer yo?” en vez de “¿qué podemos hacer con otros?”, porque nos han robado, entre tantas cosas, el sentido de lo colectivo, ese mismo que han sabido recuperar aquellos que hoy vuelven a soñar. No nos salvamos de a uno en ninguna parte si no se apuesta por el conjunto.

¿Por qué les permitimos a personajes políticos, empresarios, de la comunicación decirnos cuál es el país que deberíamos tener, cuando ellos han formado parte del deterioro al que hemos llegado en muchos casos? ¿Por qué nos es más fácil enojarnos, repetir lo que otros dicen, que pensar en cómo ser parte de la reconstrucción de lo que no funciona? ¿Por qué seguir creyendo que podría existir la solución mágica a todos nuestros problemas con una o dos medidas de gobierno, mientras nos quedamos en casa, cómodos, mirando la tele, esta tele que nos abruma con su cosa fatalista y no nos deja pensar? ¿Por qué seguimos permitiendo ser “el caldo gordo” de la guerra fría entre pobres, o entre clase media baja y pobres, mientras tenemos una casa, un auto, vacaciones casi todos los años, aunque nos cueste llegar a fin de mes, porque todo está “muy caro”, cuando no vivimos precisamente en una villa, ni siquiera en un barrio humilde?

Hace unos días conocimos a muchos jóvenes argentinos que se juntan solidariamente con el objetivo de resolver problemas de sus comunidades, muy básicos, con condiciones que no son las muestras y sin embargo se organizan a partir de una herramienta que el Estado les brinda para poder enfrentar mejor esas problemáticas… algunos de ellos conocían el mar por primera vez. Estamos hablando del encuentro de Mutuales Jóvenes que se realizó en Chapadmalal. Experiencia enriquecedora si las hay.

Por ultimo, es necesario que sepamos que, cuando nos ofrecemos como “repetidoras” de lo que los medios nos quieren hacer creer, estamos desconociendo totalmente las circunstancias de esos otros argentinos que volvieron a soñar, negando no sólo los avances de este gobierno si no las posibilidades que ellos han generado de empezar a cambiar sus realidades, que quizá, no sean las decisivas todavía, pero como en todo proceso de cambio, si seguimos viviendo en la negación de lo que nos pasa, corremos el riesgo de perderlo todo de nuevo.

Los invitamos a soñar y a construir una nueva Argentina, la que nace día a día en el corazón de todos los que vivimos en esta hermosa Patria.

17 noviembre, 2009

17 DE NOVIEMBRE - DIA DEL MILITANTE

"Son cosas chiquitas. No acaban con la pobreza, no nos sacan del subdesarrollo, no socializan los medios de producción y de cambio, no expropian las cuevas de Alí Babá. Pero quizá desencadenen la alegría de hacer, y la traduzcan en actos. Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla, aunque sea un poquito, es la única manera de probar que la realidad es transformable". (Eduardo Galeano)

17 DE NOVIEMBRE - DIA DEL MILITANTE

"Son cosas chiquitas. No acaban con la pobreza, no nos sacan del subdesarrollo, no socializan los medios de producción y de cambio, no expropian las cuevas de Alí Babá. Pero quizá desencadenen la alegría de hacer, y la traduzcan en actos. Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla, aunque sea un poquito, es la única manera de probar que la realidad es transformable". (Eduardo Galeano)

13 noviembre, 2009

LA ORGANIZACIÓN ILUMINA A LOS PUEBLOS



Por Sol Giles

El año del Bicentenario traerá consigo la luminosidad de los pueblos organizados.

Motivo de ello deberán ser las últimas medidas adoptadas por la Presidenta de la Nación, las cuales reanuncian que un nuevo tiempo se avecina en los albores del Bicentenario: el de la organización popular. Pues sin el pueblo organizado nada garantiza que la profundización democrática siga su curso. Los invitamos a repasar algunos de los factores a tener en cuenta para los tiempos que se vienen:

- Una de esas medidas es la de la Asignación Universal por hijo, una reparación de $180 pesos consignada a los niños y adolescentes que pertenezcan a un grupo familiar desocupado y sin otras asignaciones familiares. Esto no es menor, no sólo por la implicancia de concretar una reivindicación histórica de gremios y desocupados, sino porque- mediante la incorporación de un inciso a la Ley 24.714- Argentina alcanzó un nivel insuperable, en cuanto a políticas públicas de magno impacto social, sólo comparadas con el primer mandato de Juan Domingo Perón. Pero debe ser una obligación de todos los ciudadanos comprender los avatares y avances que aviva esta medida revolucionaria, desmantelando aquellas deleznables tergiversaciones creadas por las marrulleras minorías opositoras.

Por otra parte, Así como afirmamos que se trata de una medida revolucionaria, es preciso comprender que la pobreza no se elimina de un soplón y cuenta nueva, sino con profundos cambios estructurales y sociales que acaben con la concentración de la riqueza. Y es hacía allí que se dirigen los compañeros que encabezan este proyecto y demostraron superar reiterados obstáculos, dejando en orsay y rompiendo con los esquemas predecibles de quienes incesantemente intentan lacerar el rumbo democrático de nuestro país.

*** Por todo esto, como argentinos, tenemos la tarea de acompañar estas iniciativas para consolidar un país en paz, justo, con inclusión y mayor desarrollo productivo. Y eso sólo puede lograrse con organización, con inventiva e iniciativa, fortaleciendo la comprensión de los tiempos que corren y escribiendo su correlato en las páginas de la historia.

En políticas de desarrollo social y protección estatal, la asignación universal por hijo significa un gran avance en materia de políticas de hambre cero, la inclusión de nuestros pibes al sistema educativo y sanitario, la suba en el consumo interno, nuevos puestos de trabajo, demanda de bienes, producción nacional y la aseveración en la continuidad del combate contra la indigencia desencadenada, originada y recrudecida por tantos años de políticas neoliberales y elitistas.

*** Aunque quieran convencernos de lo contrario: Se acabó la era de las barreras clasistas y las trincheras del individualismo. El Estado sigue recuperando un rol preponderante y activo en la economía y la sociedad argentina. Y lo que mas felices nos hace a todos los que creemos en este proyecto, es que los trabajadores sean los principales protagonistas de estos cambios.

Aunque muchos de esos vozarrones rústicos y altaneros intenten sembrar el discurso de conflictividad, “crispación social” y osen (justamente ellos) tildarnos de clientelistas, deberían informarse un poco más, o al menos ponerse colorados por haber pertenecido a la mesa chica del menemato y de aquel timorato que se escabulló en helicóptero.

Estas políticas confluyen en el modelo de país que avanza con firmeza hacia el Bicentenario de una Patria más justa y feliz. Y es eso lo que les molesta a los que atentan contra la democratización de la palabra, los pibes y los trabajadores. No les tenemos miedo, pero el peligro reside en que manifiestan, a modo de vox populi, lo que representa a una breve minoría que se inquietó al sentir que las manos de la justicia les rozaban los bolsillos. Por eso hay que estar despiertos.

*** En este país nada es casual. Ni las colas para iniciar el trámite en el ANSES, ni las encuestas seudo periodísticas, ni los "auto convocados", ni los piquetes antioficialistas y mucho menos los desnudos colectivos de ciertos grupos que sufren de un síndrome de anacronismo, histeria, ombliguismo e inmadurez letal. Vergüenza debería darles a aquellos que hablan en nombre del pueblo y, por buscar protagonismos de vanguardia por la izquierda, terminan compartiendo la mesa con la mismísima derecha.

Se equivocan quienes piensan que son "derechos adquiridos" producto de las "luchas populares", el Plan Argentina Trabaja, la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, la Reforma Política, el rol activo del Estado como regulador de la oferta y la demanda laboral que otrora maniobraba el mercado. Se equivocan quienes creen que es casual el golpe de Estado en Honduras o la creciente unión de los pueblos latinoamericanos para defender y fortalecer las democracias regionales. Se equivocan quienes nos subestiman.

*** Este es un proyecto colectivo que se sostiene en la justa medida en que todos nos hagamos carne en él. Ya lo decía Simón Bolívar: "La unidad de nuestros pueblos no es simple quimera de los hombres, sino un inexorable decreto del destino".

Ya pasamos de las quimeras a la acción, es hora de pasar de unos cuantos hombres a la organización masiva del conjunto del pueblo argentino.

LA ORGANIZACIÓN ILUMINA A LOS PUEBLOS



Por Sol Giles

El año del Bicentenario traerá consigo la luminosidad de los pueblos organizados.

Motivo de ello deberán ser las últimas medidas adoptadas por la Presidenta de la Nación, las cuales reanuncian que un nuevo tiempo se avecina en los albores del Bicentenario: el de la organización popular. Pues sin el pueblo organizado nada garantiza que la profundización democrática siga su curso. Los invitamos a repasar algunos de los factores a tener en cuenta para los tiempos que se vienen:

- Una de esas medidas es la de la Asignación Universal por hijo, una reparación de $180 pesos consignada a los niños y adolescentes que pertenezcan a un grupo familiar desocupado y sin otras asignaciones familiares. Esto no es menor, no sólo por la implicancia de concretar una reivindicación histórica de gremios y desocupados, sino porque- mediante la incorporación de un inciso a la Ley 24.714- Argentina alcanzó un nivel insuperable, en cuanto a políticas públicas de magno impacto social, sólo comparadas con el primer mandato de Juan Domingo Perón. Pero debe ser una obligación de todos los ciudadanos comprender los avatares y avances que aviva esta medida revolucionaria, desmantelando aquellas deleznables tergiversaciones creadas por las marrulleras minorías opositoras.

Por otra parte, Así como afirmamos que se trata de una medida revolucionaria, es preciso comprender que la pobreza no se elimina de un soplón y cuenta nueva, sino con profundos cambios estructurales y sociales que acaben con la concentración de la riqueza. Y es hacía allí que se dirigen los compañeros que encabezan este proyecto y demostraron superar reiterados obstáculos, dejando en orsay y rompiendo con los esquemas predecibles de quienes incesantemente intentan lacerar el rumbo democrático de nuestro país.

*** Por todo esto, como argentinos, tenemos la tarea de acompañar estas iniciativas para consolidar un país en paz, justo, con inclusión y mayor desarrollo productivo. Y eso sólo puede lograrse con organización, con inventiva e iniciativa, fortaleciendo la comprensión de los tiempos que corren y escribiendo su correlato en las páginas de la historia.

En políticas de desarrollo social y protección estatal, la asignación universal por hijo significa un gran avance en materia de políticas de hambre cero, la inclusión de nuestros pibes al sistema educativo y sanitario, la suba en el consumo interno, nuevos puestos de trabajo, demanda de bienes, producción nacional y la aseveración en la continuidad del combate contra la indigencia desencadenada, originada y recrudecida por tantos años de políticas neoliberales y elitistas.

*** Aunque quieran convencernos de lo contrario: Se acabó la era de las barreras clasistas y las trincheras del individualismo. El Estado sigue recuperando un rol preponderante y activo en la economía y la sociedad argentina. Y lo que mas felices nos hace a todos los que creemos en este proyecto, es que los trabajadores sean los principales protagonistas de estos cambios.

Aunque muchos de esos vozarrones rústicos y altaneros intenten sembrar el discurso de conflictividad, “crispación social” y osen (justamente ellos) tildarnos de clientelistas, deberían informarse un poco más, o al menos ponerse colorados por haber pertenecido a la mesa chica del menemato y de aquel timorato que se escabulló en helicóptero.

Estas políticas confluyen en el modelo de país que avanza con firmeza hacia el Bicentenario de una Patria más justa y feliz. Y es eso lo que les molesta a los que atentan contra la democratización de la palabra, los pibes y los trabajadores. No les tenemos miedo, pero el peligro reside en que manifiestan, a modo de vox populi, lo que representa a una breve minoría que se inquietó al sentir que las manos de la justicia les rozaban los bolsillos. Por eso hay que estar despiertos.

*** En este país nada es casual. Ni las colas para iniciar el trámite en el ANSES, ni las encuestas seudo periodísticas, ni los "auto convocados", ni los piquetes antioficialistas y mucho menos los desnudos colectivos de ciertos grupos que sufren de un síndrome de anacronismo, histeria, ombliguismo e inmadurez letal. Vergüenza debería darles a aquellos que hablan en nombre del pueblo y, por buscar protagonismos de vanguardia por la izquierda, terminan compartiendo la mesa con la mismísima derecha.

Se equivocan quienes piensan que son "derechos adquiridos" producto de las "luchas populares", el Plan Argentina Trabaja, la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, la Reforma Política, el rol activo del Estado como regulador de la oferta y la demanda laboral que otrora maniobraba el mercado. Se equivocan quienes creen que es casual el golpe de Estado en Honduras o la creciente unión de los pueblos latinoamericanos para defender y fortalecer las democracias regionales. Se equivocan quienes nos subestiman.

*** Este es un proyecto colectivo que se sostiene en la justa medida en que todos nos hagamos carne en él. Ya lo decía Simón Bolívar: "La unidad de nuestros pueblos no es simple quimera de los hombres, sino un inexorable decreto del destino".

Ya pasamos de las quimeras a la acción, es hora de pasar de unos cuantos hombres a la organización masiva del conjunto del pueblo argentino.

"AHORA O NUNCA" EN CANAL ENCUENTRO

SÁBADO 14/11 A LAS 19 HORAS EN CANAL ENCUENTRO

JP LA CAMPORA (MATADEROS)

"AHORA O NUNCA" EN CANAL ENCUENTRO

SÁBADO 14/11 A LAS 19 HORAS EN CANAL ENCUENTRO

JP LA CAMPORA (MATADEROS)